La Emisora Clásica 88.5
nació en 1978 con el propósito de brindar a los vallecaucanos un espacio para el encuentro con la cultura y crear una audiencia que descubriera el placer sin límites que hay en la música.
En las palabras de Amparo Sinisterra de Carvajal, su creadora y desde entonces directora:“El arte, además de recrear, es el elemento fundamental para el desarrollo y el bienestar del ser humano y de la comunidad”.
  • 1976

    Surge la idea de una emisora de formato cultural para Cali y el Valle del Cauca, durante la permanencia de doña Amparo Sinisterra de Carvajal, en la ciudad de Nueva York, donde estuvo residiendo con su familia durante un año. Siendo la música su más grande afición, encontró una emisora que transmitía durante las 24 horas, música clásica. Fue cuando pensó en la posibilidad de interesar a los miembros del Consejo Directivo de la Fundación Carvajal, en la creación de una Emisora de carácter netamente cultural, como un instrumento de gran valor para ampliar la cobertura de sus actividades y relación con la comunidad a través de la radio, que aún hoy sigue siendo el medio de comunicación de mayor penetración.

  • 1978

    La propuesta fue acogida con gran interés, se adquiere la Emisora “Radio Libertador” en frecuencia AM (H.J.M.C.-1290 Khz.), localizada en una pequeña casa en la calle 15 con avenida 4ª. La programación inicial incluía obras del repertorio Clásico Universal, programas educativos a distancia, como el bachillerato por radio, cuyos resultados fueron excelentes, gracias a la creación del radio-centro que ofrecían a los estudiantes la oportunidad de reunirse con profesores para resolver las dudas o recuperar las clases que no habían podido escuchar.

  • 1979

    Se adquieren los equipos de transmisión para una Emisora en FM. (Frecuencia Modulada), Asignándosele la frecuencia 88.5 Mhz. y en distintivo de llamada, H.J.S.A. con una potencia de 10Kwts, lo que permitía un radio de acción de 400 Km. y un notable mejoramiento en la calidad del sonido por ser en Estéreo; cabe anotar que fuimos la segunda emisora en FM que salió al aire en la región. Se inicia con señal de prueba y en octubre se arranca la Programación Musical. En ese momento se contaba con tres Operadores en jornada de 6 horas por turno; la programación iniciaba a las 6:00 a.m. y terminaba a las 12:00 a.m. (18 horas de música).

  • 1980

    Dos años después de estar al aire, se empiezan a incluir patrocinios de la empresa privada regional, en programas especiales. Vale la pena resaltar el invaluable apoyo ofrecido a este proyecto por empresas como Cartón de Colombia, Carvajal S.A., Cámara de Comercio de Cali, quienes han acompañado a la emisora durante su existencia.

  • 1985

    La Fundación dejó de transmitir en AM para concentrar todos los esfuerzos en la ampliación de la programación y servicio a sus oyentes. Se incluyen programas de música colombiana, del folclor del mundo, jazz y de transcripciones en intercambio con emisoras como Radio Nacional de España, radio Televisión Italiana; BBC de Londres, Deutsche Welle de Alemania, Radio Nederland, Radio Francia Internacional, con programas musicales y segmentos informativos sobre avances científicos y culturales del mundo. Se da el primer paso a la sistematización, enfocado en la catalogación de las obras musicales. Como resultado se generó un listado de obras en papel de formas continuas, de los discos pastas, cintas magnetofónicas y los primeros discos compactos se empezaron a transmitir. Este proceso se llevó a cabo con el Departamento de Sistemas de Carvajal.

  • 1993

    Se direccionó la catalogación sistematizada de la Emisora con una estudiante de sistemas que presentó como tesis de grado el proyecto donde se organizó el material sonoro por compositores, períodos, interpretes, géneros, obras, nacionalidades en fin, todo lo que se requería para hacer más eficiente el proceso de programación musical.

  • 1995

    Como reconocimiento a sus 15 años de transmisión de música y programación cultural, la Alcaldía de Cali otorgó a la Emisora la condecoración “Premio a la Cultura Santiago de Cali”. Resaltando “el esfuerzo de su directora Amparo Sinisterra de Carvajal, por llevar a sus oyentes un mensaje cultural y despertando en los caleños el gusto por la buena música y las diversas actividades artísticas”.

  • 1998

    Se amplía la Programación Musical pasando de 18 a 24 horas de música continua. Se mantienen los tres operadores con turnos de 6 horas (de 6:01 a.m. a 11:59 p.m.). Para la emisión de 12:00 a.m. a 6:00 a.m. se adquirió una torre de 360 CDS, (a manera Junkbox) la cual se cargaba con Cds y era controlada por un computador externo. A pesar de que en su momento era tecnología de última generación presentaba muchas fallas y requería de atención técnica permanente.

  • 2001

    Se optimiza el software que controla la Torre de Cds mejorando el proceso de sistematización en la emisión y permite pasar de tres a dos operadores, laborando de lunes a sábado de 6:00 a.m. a 5:00 p.m. operando la Torre de CDS de manera automática de 5:00 p.m. a 6:00 a.m. (13 horas de música continua-automática).

  • 2004

    Se adquiere nueva tecnología para la emisión. Se deja a un lado el cd y se emite en formato digital (MP3) pasando a 24 horas de emisión automatizada, con un solo operador.  2004-2005 se da inicio a la digitalización de la discoteca. Los formatos de Discos Pasta, Cintas de Carreto y CDs se convierten a formato mp3, con el cual se emite actualmente.

  • 2009

    La emisora celebra sus 30 años de emisión ininterrumpida. Se cambia la identificación, pasando de HJSA a Clásica 88.5 con el eslogan: “Con el tiempo, lo bueno se hace Clásico”. Se crea la página web: www.clasica885.com a través de la cual se puede acceder a escuchar la señal en vivo desde cualquier lugar de Colombia y el mundo. El 28 de octubre de este año, la Emisora recibe por parte de la Gobernación del Valle del Cauca la “Orden la Mérito Vallecaucano” en la categoría “al mérito en el arte y la cultura”.

  • 2014

    Para la celebración de sus 35 años, el Ministerio de Cultura, le otorga a la Emisora “La Medalla al Mérito Cultura”; reconociendo su “carácter formativo a una audiencia que a través de la programación, tiene acceso a contenidos culturales de calidad no habituales en la oferta radial”.

    Desde su fundación, la emisora ha sido un instrumento de educación y de integración para la comunidad vallecaucana. Su único propósito ha sido la creación de una audiencia que descubra el placer sin límites que hay en la música, que rompa los prejuicios de no haberla escuchado jamás, o de haberla asociado al rigor de los formalismos sociales de una élite. Un contrasentido, porque no hay nada más libre que el espíritu creativo que inspira las grandes composiciones musicales. El arte, además de recreación, es el elemento fundamental.